Ejercicio de Escritura n° 37

¿Vamos de compras?

¿A quién no le gusta ir de compras? La verdad es que, y en especial a nosotras las mujeres, nos fascina ir de compras, más allá de lo que compremos.

Todos tenemos preferencias, podamos o no adquirir lo que deseamos.

A mí, por ejemplo, me gusta más ir a comprar un teléfono celular nuevo que un vestido. Sí, es la pura verdad. Son muy pocas las veces que tengo antojo de comprarme ropa, y generalmente, es porque, debo renovar mi guardarropas, o bien, porque alguna ocasión especial, me está esperando dentro de unos días, como por ejemplo, un casamiento.

Por lo que sí me vuelvo loca, es por las carteras y las billeteras. Son mi pasión incontrolable y siempre encuentro una excusa para comprar una nueva.

Y mi pregunta de hoy, es:

A tí… ¿Qué te gusta comprar?

Recuerda que tienes 10 renglones para relatarnos qué te gusta comprar, aunque en esta ocasión, seguramente, serán pocos. Jajajajaja.

 

 

 

 

 

About The Author

Debora Weller

Como Escritora y Coach de Escritura, se dedica a organizar Talleres de Escritura Temáticos y a trabajar con sus Clientes Exclusivos, a quienes guía y acompaña en el proceso de escritura del libro de sus sueños y/o de su AutoBiografía.

15 Comments

  • Lucy

    Reply Reply 7 mayo, 2017

    Y si que comprar … zapatos …. telas…. libros…. PERO JUSTO ESTOY PASANDO UN TIEMPO DE PROFUNDOS AFECTOS… Y no quiero ni ir de compras…. Pero si vale el ejercicio Y SI … QUISIERA COMPRAR ALGO QUE PERMITA VOLVER A HORA RECIENTES EN DONDE NO TE DEJASTE GUIAR POR EL INSTINTO PROTECTOR DE LA VIDA …. DE UN PELUDITO…. DE UNA PLANTA … Y ESTA VITALIDAD QUE TE ACOMPAÑABA SE EXTINGO….Y SI SER MAS SENCILLO Y OPTAR POR LO QUE NOS HACE PRESENTES Y LEALES ANTE LA VIDA

    • Debora Weller

      Reply Reply 8 mayo, 2017

      Exacto, Lucy. Gracias por tu relato, le dió un giro diferente…

  • Olinda Maciel

    Reply Reply 7 mayo, 2017

    Si! De compras! Alguno que otro accesorio nunca viene mal, una chalina, pañoleta éso que conbinamos con el calzado o la cartera, etc. Pero lo que me fascina son los libros! Historias, cuentos, novelas, psicología, testimonios y otras variedades…Ellos me enseñaron practicamente todo lo que

    • Debora Weller

      Reply Reply 8 mayo, 2017

      Entonces, Olinda, ya tenemos tu preferencia… ¡Los libros! Gracias por compartirla.

  • Kamar

    Reply Reply 7 mayo, 2017

    Ami me gusta ir de compra, mas bien compro un cafe, me siento una terraza pido un cafe, enciendo un cigarillo mientras tanto me relajo, observo al arrededor, tráfico, casas, personas caminando, hago mis reflexión para que me serví la ropa para presumir? O para cubrir mis necesidades? efectivamente opto por el cambio del metabolismo no es el mismo, a medida que voy creciendo, transformo mi estilo y eso tiene un gasto, claro que tiene un gasto. Pero puedo comprar en el mercadillo y sientir me la mujer más feliz.
    Y allá va, mañana al mercadillo. Gracias Devora por recordar me no es la ropa sino la esencia!!
    Cariñossss

    • Debora Weller

      Reply Reply 8 mayo, 2017

      Exactamente, Kamar querida. También lo que somos y como somos, se manifiesta cuando vamos de compras. ¡Adoro sentarme a tomar un café y observar lo que pasa a mi alrededor!
      Gracias por participar!!!

  • GLORIA ESPINOSA ALZATE

    Reply Reply 8 mayo, 2017

    Si, claro que me gusta ir de compras; pero esta vez quiero comprar cosas que no se compran con dinero: paz, alegrìa, honestidad, justicia, en fin, un abanico de valores que parecen perdidos en los estantes de los corazones. No sè realmente en dònde conseguirlos; pero si sè perfectamente que si esto sucede, mi mayor anhelo es entregarlos sin costo alguno. ¿Quieren que les cuento algo? Bueno, algo que despuès de reflexionar unos dìas, he entendido. Ir a comprar cosas materiales, ya no es mi hobby; me molesta entrar a las tiendas atiborradas de personas egoìstas, plàsticas, seres, muchos de ellos que despilfarran el dinero adquiriendo cosas innecesarias; gente que se enloquece gastando a veces màs de lo que tienen y que muy posiblemente conocen las necesidades ajenas pero pocos les conmueve. Por eso, y muchas cosas màs, quiero solo ir a comprar lo que realmnente necesito para ser feliz; sobre todo sabidurìa para lograr lo otro y que tanta falta nos hace.

    • Debora Weller

      Reply Reply 8 mayo, 2017

      Sin duda alguna, Gloria, nos has conmovido con tu relato, que coincide en que podemos vivir con algunas cosas básicas y lo que realmente necesitamos, no se compra con dinero. Graciassssssss

  • Kathya

    Reply Reply 12 mayo, 2017

    Hola a todos y todas. Bueno curiosamente ni ca me había detenido a pensar que !e gusta comprar. Pues bien, últimamente me detuve a pensar que no había ropa en mucho tiempo porque le doy prioridad otros.
    Aveces me busco pero me desilusióno cuando no encuentro de mi talla. Entonces vuelvo a mis viejos hábitos de son básicamente ir por un café capuchino y sentarme a contemplar por la ventana del lugar la gente que camina de un lado al otro. Pienso en como serán sus vidas y sus trabajos.Al final casi nunca compro nada.Y si compro algo de ropa es en las tienditas de segunda mano. Ahí se encuentran cosas nuevas y bellas. Siento que me busco tesoros y se vuelve muy divertido.

    • Debora Weller

      Reply Reply 12 mayo, 2017

      Es una excelente idea el pensar que se buscan tesoros… No te ha ocurrido de ver una prenda en la tienda de segunda mano, y pensar cómo es la vida de quién la usó? Gracias por tu relato, Kathya!!!

  • Dora Burgara

    Reply Reply 12 mayo, 2017

    Voy a romper las reglas estipuladas de que a todas las mujeres nos gusta ir de comprar, en lo particular no me gusta, me gusta aprovechar mi tiempo en caminar por la playa o leer un libro. El ir de compras me parece una actividad muy extenuante, en la que se alimenta el deseo por tener todo y la desilución de no poder comprar lo que realmente nos ha gustado porque lo ponen con precios muy elevados. Realizo compras cuando es muy necesario que lo haga y me voy directo al producto que necesito en ese momento.

  • Roxy

    Reply Reply 15 mayo, 2017

    Salí a caminar, la calle humeda, la llovizna daba un brillo especial al empedrado. Y las luces tenues se reflejaban en ella. En mi bolsillo encuentro dinero. No pensé que tenia. ¿Pizza, café, chocolate?…
    Media hora después sentada al borde de una ventana de mi botella de vodka rodaba por la vereda.

    • Debora Weller

      Reply Reply 17 mayo, 2017

      Roxy, tu relato tiene un final muy fuerte. Gracias por compartirlo!!!

  • Me tocó ir de compras a la feria. En mi país Lo llamamos mercado, ese lugar de puestos interminables donde están sentadas en medio de una variedad de frutas, verduras o tubérculos; las caseritas normalmente con el traje típico de mi país. Siempre me llamo la atención el saber como le hacen para estar tanto tiempo en la misma posición sin que se les acalambren los pies.

    • Debora Weller

      Reply Reply 1 julio, 2017

      Me encantaría poder recorrer ese mercado, Shirley. Debe ser muy interesante.

Leave A Response

* Denotes Required Field