El Infante, Dorlet Burloz

Agradezco profundamente a Dorlet Burloz por este mini y muy profundo relato que ha compartido aquí.  Triste historia que te atraviesas en mi pensar, leí la pobreza reflejada en la mirada de un infante que transita solo por la calle, con los pies descalzos carente de lengua que divulgue el dolor que le carcome la soledad, existiendo a merced de lobos hambrientos, de sueños perdidos.

Existe en el mundo la belleza de la flor, maresia que perfuma el viento, crece libre en el bosque sin necesidad de una caricia humana, pero este infante que se proyecta con la mirada perdida, la piel del cuerpo untado a sus huesos mostrando que no hay más longevidad en él, se pierde entre el mollicio de la gente que va y viene sin detenerse a mirarle.

Un petricor me genera escalofríos, la vida puede ser fatuo, tener en sus caminos imbornales,  alerifes ciegos que piensan en líneas dibujadas por una pluma, que no hace más que construir destruyendo lo ya hecho.

Miles de bocas llenas de esperanzas, la pitanza solo les llega en sueños, como a este infante, caminante sin destino, motivado por el hambre busca eternamente, entre un basurero y otro, tener la riqueza de un periódico que lo resguarde del frio, de una sobra mal comida que disminuya su hambre.

¡Que cojones!, los que la humanidad debería de tener para renunciar a lo que siempre ha tenido, tomar entre sus manos todo para compartir, somos pobres en verdad, no me digas que cuando tu caminas y en él te topas con alguien que lleva la miseria grabada en su piel, eres capaz de renunciar a un céntimo y regalárselo sin sentir esa mundana sensación de  hacerle un bien, con esa miseria que le has dado.

Pobre infante que en una noche fría de verano, con sus pies descalzos, sus manos frías apretujando con fuerza desmedida el céntimo obsequiado, con las ropas roídas por el tiempo, con el cuerpo marchito por falta de alimento… murió, y con este simple acto, se hizo visible ante los ojos del hombre. Pobre, se escuchaba decir al tumulto, no soporto la fría noche…

Dorlet Burloz

About The Author

Debora Weller

Como Escritora y Coach de Escritura, se dedica a organizar Talleres de Escritura Temáticos y a trabajar con sus Clientes Exclusivos, a quienes guía y acompaña en el proceso de escritura del libro de sus sueños y/o de su AutoBiografía.

2 Comments

  • Rosiris Maussa

    Reply Reply 30 mayo, 2017

    Somos tan ciegos que no somos capaces de dar de comer y vestir al que realmente lo necesita.

    • Debora Weller

      Reply Reply 30 mayo, 2017

      Es verdad, Rosiris. Muchas veces no nos damos cuenta de la necesidad de los otros.

Leave A Response

* Denotes Required Field