Precauciones que debes tomar si escribes sobre otras personas

¿Alguna vez se te ocurrió escribir algo sobre la vida de otro y no sobre la tuya propia?

Pues, volviendo al tema de las historias basadas en hechos reales (en Biografías),
si en algún momento se nos ocurre escribir alguna, por no decir filmarla para hacer una película, que no esté apoyada en nuestra propia vida sino que su argumento se base en la vida de otra o de otras personas, desde ya debemos de tomar determinadas  precauciones.

Es bastante común que esto suceda, tal y como ya lo he comentado en el artículo anterior, ya que siempre una historia basada en un hecho real es mucho más exitosa que aquella que, simplemente, es el producto de la mera imaginación del escritor.

En general, incluso a quienes les encanta la ciencia ficción, si saben que algo de esa historia tiene de real, les resulta mucho más atrayente, por saber que verdaderamente, hay personas que han pasado por esas situaciones que se reflejan y que parecen increíblemente irreales, a pesar de ser lo contrario.

En fin, que una biografía es una biografía, y nada cambiará su atractivo.

4Pero, lo importante del tema en esta ocasión, es que cuando las vivencias son de terceras personas, legalmente no podemos escribir sobre ellas, porque estaríamos violando sus derechos personales, o sea, los que velan por la privacidad de las personas, y que, seguramente, en cada país están contemplados de una manera parecida, aunque cambie su manera de llamarlos.

Para evitar la confusión, estos derechos no tienen ninguna relación con los de propiedad intelectual, que son aquellos que protegen la obra creada por su autor.

A lo que me estoy refiriendo en este momento, es a aquellos derechos que protegen la intimidad de las personas, así como su honor, su imagen (desde todos los ángulos posibles) y la dignidad de la misma. En fin, todo lo que abarca los bienes de la personalidad.

Estos derechos que protegen los bienes de la personalidad, están reconocidos, tanto por las leyes particulares de cada uno de los países, como en tratados internacionales, a fin de evitar, que gracias a la globalización, estos derechos sean violados.

Esto que he aclarado, no significa que sea imposible escribir un libro o un guión para una película, basado en hechos reales vividos por un tercero.

Lo que sí significa, que para poder hacerlo, se debe contar con la autorización expresa y por escrito, del protagonista o de los protagonistas, para evitar problemas, cuando este argumento se transforme en público.3

Esta autorización es relevante, en todos los casos, por supuesto, pero especialmente en aquellos en los cuales las personas que han vivido las situaciones sobre las que se pretende escribir, no son personas públicas, por lo que nada de ellas es conocido por los futuros lectores.

Cuando se trata de personas públicas, en parte puede ser diferente, desde que en  muchas ocasiones se han escrito biografías “no autorizadas” por el protagonista, pero que deben cargar con las consecuencias, si éste no está conforme con el argumento, o si considera que está basado en mentiras que lo ofenden y provocan una mala imagen ante sus seguidores.

 

About The Author

Debora Weller

Como Escritora y Coach de Escritura, se dedica a organizar Talleres de Escritura Temáticos y a trabajar con sus Clientes Exclusivos, a quienes guía y acompaña en el proceso de escritura del libro de sus sueños y/o de su AutoBiografía.

Leave A Response

* Denotes Required Field